Familia

La educación en niños con síndrome de Down es clave para su desarrollo

Aunque necesitan un ritmo diferente, cuando son comprendidos pueden llegar a crecer de forma sostenida y seguir aprendiendo a lo largo de su vida.

El síndrome de Down es una condición genética. Afecta a personas de todas las razas y niveles económicos. Más de 400 mil personas tienen síndrome de Down en los Estados Unidos. Afortunadamente, los niños con síndrome de Down están incluidos en las aulas académicas regulares de todo el país.

La socialización y la educación deben comenzar cuando son bebés. Es muy positivo si ellos
asisten a guarderías, grupos de juego y entornos preescolares junto con niños de la misma edad. Los especialistas en intervención y aprendizaje temprano trabajan con las familias para fortalecer el aprendizaje y el desarrollo en la vida diaria del niño.

“Los niños con síndrome de Down pueden ser incluidos en todas las actividades y deben tener las mismas expectativas de buen comportamiento y responsabilidad que los demás niños. No hay comportamientos específicos para los niños con síndrome de Down. Sin embargo, a veces la incapacidad de expresarse con palabras puede llevar a la frustración. En cambio, los niños con síndrome de Down intentarán expresarse a través de comportamientos, a veces indeseables. A menudo es necesario mirar más allá del comportamiento y encontrar el mensaje real que el niño está tratando de expresar. Esto ayuda a entender y lidiar con el comportamiento. A menudo, debido a la falta de comprensión sobre la causa subyacente del comportamiento, las personas con síndrome de Down son etiquetadas como obstinadas”, dice un artículo sobre el síndrome de Down y la educación en BetterHealth.org.

El éxito de su educación depende mucho de cómo la escuela tenga una auténtica cultura de inclusión, por lo que para los padres es importanteelegir un buen lugar para ellos y pedir mucha información para tomar las decisiones correctas.

Algunos problemas de salud pueden afectar su desarrollo educativo. Si se los conoce, se podrá lograr un mejor aprendizaje. Es esencial que los padres brinden a los educadores información sobre condiciones de salud y medicamentos. Les ayudará a reconocer situaciones que los niños no pueden contarles. Siempre deben estar atentos a los cambios en la escuela.

También es buena idea programar las clases más críticas durante la mañana porque el cansancio puede ser un obstáculo para el aprendizaje y puede causar frustración y problemas de conducta.

Los trastornos temporales del sueño pueden cambiar el desarrollo educativo.

Y también, ten en cuenta que cuando los cambios de rutina (por ejemplo, las salidas al campo) pueden causar problemas físicos o emocionales, por lo que debes tomar esta situación con mucho cuidado.

Los niños con síndrome de Down generalmente tardan más en aprender cosas nuevas. Es posible que sea necesario dividir las nuevas habilidades en pasos más pequeños que para otros estudiantes, y es posible que se necesite más repetición para retener las habilidades aprendidas.

Con los años, la diferencia en habilidades y aprendizaje entre ellos y otros grupos crecerá. La buena noticia es que no dejan de aprender en la adolescencia o la edad adulta. Siguen haciendo progresos constantes y siguen aprendiendo toda la vida, pero es importante darles las condiciones para hacerlo.